en Poética y Retórica

Poética y retórica son “modos de comunicar” que a menudo se confunden. Me gustaría ofrecer aquí una distinción entre ambos, basada en su finalidad.

Podemos considerar la poética como el arte de escribir (poemas, música, pintura, fotografías, películas…) bellamente para generar emociones en el público.

La retórica, según Aristóteles, es “la facultad de teorizar lo que es adecuado en cada caso para convencer” (1355b 25-27). Es decir, que su finalidad es persuadir, convencer al público de algo, transmitirle ideas, inducirle a pensar y actuar de una forma predeterminada por el retórico.

Veamos la diferencia entre ambas con un ejemplo extraído de mi libro Batman y Superman: Cine, ideología y propaganda.

La retórica.

En la película Superman II (Richard Lester, 1980) descubrimos una extrañísima profusión de planos en los que aparecen unos característicos postes de electricidad con forma de cruz. Algo habitual en los postes de electricidad, por otra parte.

Cruz rayo Zod

Cruz explosion

Sin embargo, si combinamos esta extraña profusión con la trama de la película se revelará ante nosotros la razón de tanto poste. Superman debe enfrentarse a los tres malvados kryptonianos que hacen su aparición en la tierra, concretamente en East Houston, un pueblo de Idaho, de la siguiente forma:

Zod sobre las aguas

Zod se posa en la superficie de un lago y camina sobre sus aguas.

Ursa con la serpiente

Ursa se encuentra con una serpiente que acaba fulminada tras morderle la mano.

¿Suena familiar? ¿ Tal vez bíblico?

Los postes acompañan en los planos a los tres villanos con tal frecuencia e intensidad que hasta “se mueven” para equilibrar la imagen y “dominar” la composición, como en estos casos.

Cruz desde el coche

Cruz en el camino 1

Cruz en el camino 2

El poste es, sin lugar a dudas, un elemento clave en la composición de los planos, y la finalidad de los mismos es transmitir la idea de que Zod es el demonio (o el anticristo), acompañado por Eva, la primera mujer y la causa del pecado en el mundo. Superman, por contra, es el Salvador. No hay más que revisar las coincidencias entre las vidas de Jesús de Galilea y Superman para descubrir la identificación entre ambos.

Esto se llama retórica. Se han usado elementos evocadores para transmitirnos una idea de la que nunca se habla en la película. La lucha entre Superman y Zod es la lucha entre el bien y el mal, entre el hijo de Dios y el demonio. Otros detalles en los que no entraremos aquí nos inducen a pensar que la lucha entre Superman y Zod es también la lucha entre Estados Unidos y el Comunismo de la Unión Soviética.

La poética.

En la primera temporada de la serie True Detective (2014), la pareja protagonista,  agentes de policía de Louisiana, investiga una serie de asesinatos de tintes satánicos. De nuevo descubrimos cierta profusión de postes de electricidad con su característica forma de cruz, desde los títulos de crédito (a los cuales pertenece la imagen de cabecera del post), pero especialmente en una escena del primer capítulo.

Los dos policías conversan mientras viajan en coche. La escena está grabada desde el exterior del vehículo, y a través de las ventanillas se ve una continua sucesión de postes. De hecho la toma está tan cuidada que en el cristal del parabrisas también se reflejan los postes del lado contrario de la estrecha carretera, es decir, de los que quedan detrás de la cámara.

true detective00011

true detective00012

El tema de la conversación es precisamente la religión cristiana. El policía interpretado por Woody Harrelson pregunta a su compañero (Matthew McConaughey) si es cristiano, y el otro responde que no. “¿Por qué hay una cruz en tu dormitorio entonces?” “Es una forma de meditación, sobre la idea de permitir tu propia crucifixión”, responde el otro.

true detective00008

true detective00009

Obviamente la finalidad de la figura visual es crear una atmósfera, generar emociones en un público que escucha una conversación sobre cristianismo, y que si está lo suficientemente atento puede ver el símbolo de la cruz, por partida doble, a través de las ventanillas y en los cristales en los sucesivos planos y contraplanos.

Esto es poética. Y poética de calidad, si se me permite una opinión personal.

Escribe un comentario

Comentario